EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

"Con la música a otra parte"





a a nadie sorprende la venta por Internet de documentos apócrifos y "piezas de colección" que, en rigor de verdad, distan de serlo.
Tal es el caso de la partitura del tango "Mi Buenos Aires Querido" presuntamente autografiada por Gardel, publicada en un conocido sitio de compra-venta el 23 de abril de 2017.






En primer término, salta a la vista que los rasgos de la escritura no se corresponden con la grafía de Gardel, ampliamente conocida.

Compárese la dedicatoria de la partitura con la foto que Gardel obsequió a don Vicente Piazzolla (padre de Astor) durante su estada en Nueva York (1934-35)

En segundo término, la partitura fue impresa cinco meses después de la dedicatoria (fechada el 23 de abril de 1934), lo cual demuestra la imposibilidad de que se trate de un autógrafo original. 


Vista ampliada de la dedicatoria


Es muy probable, además, que en el mes de abril el tango "Mi Buenos Aires Querido" no estuviese terminado. La película "Cuesta Abajo" -de la que forma parte- comenzó a filmarse en el mes de mayo y muchos colaboradores recordaron que durante el rodaje Le Pera continuaba escribiendo y corrigiendo el guión. Las piezas musicales, que debían adecuarse al momento argumental de la interpretación, se componían cuando los diálogos ya eran definitivos y, muchas veces, ya estaban filmadas las escenas que las precedían. 

A pocas horas de plantear sólo uno de los puntos aquí mencionados el vendedor dio por finalizada la publicación, seguramente al comprender que no se trataba de la valiosa pieza que había creído. Aún así, considero importante dejar testimonio de lo ocurrido con la única finalidad de mostrar los riesgos a los que el público gardeliano está expuesto y el descuido que sufre nuestro patrimonio cultural, que desde hace décadas reclama la protección del Estado.



Ana Turón
Azul, abril 25 de 2017