Los primos tolosanos de Doña Berta




n no pocas oportunidades hemos encontrado menciones a supuestos familiares de Gardel radicados en Argentina, descendientes de un primo de su madre, la Sra. Berta Gardes.

Nada nos hubiera gustado más que perviviera entre nosotros no sólo por su obra y su recuerdo, sino también por sus genes. Y en el afán de demostrarlo, hubo investigadores que se abocaron a la búsqueda de actas civiles y eclesiásticas que lo documentaran, pero a medida que avanzaban disipando dudas se fueron desvaneciendo todas las ilusiones.

Actualmente la mayoría de esos archivos está disponible en línea y existen sitios de  genealogía de muy fácil acceso, gratuitos y que no requieren conocimientos técnicos de ninguna índole, que una y otra vez confirman la imposibilidad de tal parentesco. Aun así, la versión resurge periódicamente con teorías totalmente imposibles: Gardel tendría sobrinos nietos sin haber tenido hermanos, choznos sin haber sido padre y además sería hijo de un inexistente primo de Doña Berta.


Comencemos por el principio:


“Gardes” o “Gardés” (lo encontramos con o sin acento en documentos de una misma persona) es un apellido muy común tanto en España como en Francia, aunque no existe relación entre los de un país y el otro. Según algunos autores haría referencia a la ciudad de La Garde (en las proximidades de Toulon), según otros, a la región occitana Garde (cuya capital es Nîmes), otra versión afirma que así se designaba a los guardianes, que debían “garder” (guardar, vigilar, proteger) castillos o palacios y Francisco García Jiménez otorga a este mismo verbo la acepción de “ahorrar”(1). Como vemos, parónimos que, en singular o plural, dieron nombre a distintas familias dispersas a lo largo y ancho del país.



Veamos cómo estaban distribuidas las familias “Gardes” en Francia a fines del Siglo XIX y principios del XX



Al registrar los nacimientos se indica la residencia de los progenitores (se excluye a los Gardés que no tuvieron descendencia durante ese período).


No hace falta profundizar el mapa para comprender que estamos frente a distintas familias que tenían el mismo apellido por mera coincidencia y sin que mediaran lazos familiares.

Genealogía

Volviendo al motivo central de este artículo, invito a los lectores a observar con detenimiento el árbol genealógico confeccionado por Mme. Monique Ruffié y M. Georges Galopa y actualizado por este último en 2013, y a releer una vez más “Carlos Gardel. Sus Antecedentes Franceses”(2), donde queda demostrado que Doña Berta no tuvo ningún primo de apellido Gardes.

Marie-Berthe Gardes, la madre de Gardel, conocida en Argentina por el respetuoso “Doña Berta”, era hija de Vital Gardes (1835-1903), cuyo único hermano varón falleció a los tres años. Se llamaba Pierre Augustin Gardes, nació el 13 de marzo de 1842 y falleció el 4 de abril de 1845.

Se descarta así toda posibilidad de primos por esa rama familiar.

Tampoco hay información alguna que indique que Anne Raymonde Gardes (1840 – 1919), hermana de Vital y tía paterna de Doña Berta, haya tenido hijos naturales. Por el contrario, el censo de 1872 la registra como soltera,  viviendo en casa de sus padres y no hay mención a ningún descendiente Gardes. 



Sobre este punto, Georges Galopa me aporta que recién en 1877 Anne Raymonde Gardes contrajo matrimonio con Antoine Ruffié, por cuanto sus cuatro hijas mujeres (primas de Doña Berta) tuvieron el apellido del padre (3).


El censo de Toulouse de 1881 registra al matrimonio de Anne Raymonde Gardes y Antoine Ruffié con sus hijas: Alexandrine, Antoine, Anne y Marie Antoinette, todas mujeres y de apellido Ruffié 


Los únicos primos varones de Doña Berta por vía paterna fueron los hijos de Jéanne Pétronille (1829 – 1889), hija natural de Marie Anne Pascale Bonnefoy (1809 – 1901) y reconocida por Jean Marie Gardes (1794 – 1870) el 14 de abril de 1837. Aunque no había lazos sanguíneos se la consideró parte integrante de la familia al igual que sucedió más tarde con su esposo Bruno Marie Barrat y con los hijos de este matrimonio, quienes fueron verdaderos primos para Doña Berta: Marius Barrat (1854-1937) Anne Alexandrine Barrat (1861- 1932), Jean Claire Barrat (1868-1938).

Teniendo en cuenta que existen diversos grados de consanguinidad y solemos llamar “primos” a parientes más lejanos, es oportuno explayarnos en este sentido. 
Vital Gardés (el padre de Doña Berta) llevaba el nombre de su abuelo y también de su único tío paterno (1782 – 1838), que en 1806 contrajo matrimonio con Georgette Laporte. De esa unión nacieron seis hijos, los únicos parientes cercanos de Doña Berta que llevaron el apellido Gardes, sus primos segundos:

Jeanne (1806 - ¿?)

Barthélemy (1809-1874), contrajo enlace con Catherine Dagras el 22 de agosto de 1835. De ese matrimonio nació Marius Gardes (ca. 1850)

Louis (1815-1821). Falleció a los seis años.

Pascal (1819- 1848)

Pascal (1824 – 1900). El 3 de marzo de 1855 se casó con Catherine Lauga o Langa (según los documentos, aunque debe considerarse correcta la primera, porque en oportunidades aparece  “Loga”, que es como debe leerse “Lauga” en francés). En el censo de 1872 no se registran hijos, sino una cuñada de Pascal, Antoinette Loga, dos años menor que Catherine.

Barthélemy Bernard (1829 – 1851) se casó con Martine Gely 15 de marzo de 1851. El censo de Toulouse de 1872 los registra con dos hijas mujeres, ambas llamadas Georgette, nacidas hacia 1852 y 1863 respectivamente

Resumiendo, los hijos de Berhélmy (1809 – 1874) y Berthélemy Bernard (1829 – 1851), eran los parientes Gardes más cercanos de Doña Berta: sus primos terceros, es decir primos segundos de su padre Vital.

Los vínculos afectivos

Claro que además de los lazos sanguíneos deben considerarse los afectivos, más aún cuando se habla de una relación sentimental entre primos. Es oportuno entonces recordar las palabras de Doña Berta (4): “A mi padre no lo recuerdo bien, mi madre era casada en segundas nupcias y a mi padrastro, que era muy bueno, le decíamos tío”. Desvinculada de su padre a los 3 años de edad, vivió una etapa de frecuentes viajes y cambios de domicilio fuera de su ciudad natal, circunstancias que la alejaron de toda su familia paterna.  

Vital Gardes falleció en Toulouse en 1903, cuando Doña Berta cumplía una década en Buenos Aires y nada indica que haya viajado a darle el último adiós. Tampoco hay noticias de que, pasados los años, ella o su hijo se hayan acercado a los parientes Gardes que mencionamos en este artículo, como sucedió con la familia de Hélène Camarès, madre de Doña Berta y abuela de Carlos Gardel.

Frente a esta situación resulta llamativo que el retrato de Vital Gardes presidiera la casa de Jean Jaurès. Aunque es posible que la respuesta sea más simple de lo que pensamos y sólo se haya preferido la distante sala a la intimidad del dormitorio, como si se tratara de un pariente lejano de quien sólo se conservan recuerdos difusos.

Carlos Gardel, el último descendiente de esa rama familiar, revirtió con creces la indiferencia de los Gardes hacia Doña Berta y llenó todos los vacíos que sus ausencias habían originado.






Ana Turón
Azul, enero 23 de 2017

Fuentes consultadas:

Archives Municipales de Toulouse


(1) "Carlos Gardel y su época”, editorial Corregidor. Bs. As., 1976. Pág. 60

(2) "Carlos Gardel. Sus antecedentes franceses", de Monique Ruffié, Juan Carlos Esteban y Georges Galopa. Editorial Corregidor, 2006.  ISBN 950-05-1634-9

(3) Ver "El Padre de Gardel, de G. Galopa, M. Ruffié y Juan C. Esteban. ISBN 978-9871766-58-1 Proa Amerian Editores. Bs. As., 2012.

(4)“La canción moderna” N° 429 – 6 de junio de 1936