EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

"Gardelito", el Criollo Vasco





Durante el proceso de la investigación “Gardel en los Libros del Mundo”, donde registro la bibliografía dedicada al Cantor, encontré hace unos años el título “Biografía artística de Gardelito, el criollo vasco”, de Rosa Paredes Vidal, editada en Bilbao en 1977.

Buscando información sobre ese curioso libro, llamó mi atención que diferentes autores vincularan al Zorzal con el País Vasco, considerando el origen de su apellido:







Mientras el "Wicsionario" sólo menciona escuetamente que se trata de un sustantivo propio “de origen vasco”, la página www.misapellidos.com ahonda en mayores detalles, incluyendo su significado en lengua euskera: “lugar de avenas silvestres, encinar”




Por su parte, el Centro Vasco de San Nicolás (Bs. As., Argentina) hizo lo suyo al participar de un encuentro de tango con un trabajo “sobre Gardel y sus vínculos con los vascos, tanto familiares como los debidos a su necesidad de adoptar un apellido euskaldun para poder ingresar a Francia –era desertor- explicando todo ello en base a investigaciones de Jorge Beramendi, de la fundación Vasco Argentina Juan de Garay” (sic).




Ya no funciona el enlace que se menciona al pie del artículo y la nueva página dela Fundación Juan de Garay no ha publicado el trabajo del mencionado Sr. Jorge Beramendi, por cuanto no es posible conocer sus argumentos. De todas formas -y es suficiente para los fines del presente- la gacetilla reproducida en la imagen expresa clara -y erróneamente- que  en el mismo se afirmaba que nuestro Cantor procedía de una familia vasca ("lazos familiares").

Eso no fue todo. En abril de 2010 un periodista de tango nacido en Tacuarembó (Uruguay) publicó su árbol genealógico en el que hay una señora de apellido Gardel nacida en Zubieta en 1726 que ingresó a su familia en 1751 al contraer matrimonio:



Pese al título del artículo, resulta imposible que la señora María Magdalena Gardel Mancuso tuviera relación alguna con nuestro Cantor, cuyo apellido  no era “Gardel” con ele final sino “Gardes” con ese, según lo demuestra su documentación, entre la que se destaca el Testamento, que no mereciera objeción alguna por parte de las Justicias de Argentina y Uruguay al momento de tramitar las sucesiones.



"Hago constar expresamente que mi verdadero nombre y apellido son Carlos Romualdo Gardés, pero con motivo de mi profesión de artista, he adoptado y usado siempre el apellido 'Gardel' y con este apellido soy conocido en todas partes" escribió el propio interesado de su puño y letra el 7 de noviembre de 1933. 


Por las razones expuestas, no me habría resultado extraño que “Biografía artística de Gardelito, el criollo vasco” fuera un libro referido a nuestro Cantor, aunque llamaba mi atención el diminutivo de su apellido y que ninguna investigación lo citara, aunque podría tratarse de una publicación sin rigor histórico.

Luego de una prolongada búsqueda, el Sr. Manuel Llanos, madrileño cuyas actividades gardelianas son por todos conocidas y respetadas, me hizo llegar un ejemplar del curioso libro.

Ya en la imagen de tapa podemos observar que “Gardelito” era un apodo; luego sabremos que su portador se llamaba Eduardo Escalza y Sarrionaindia-Ibarra y era un cantor de tangos bilbaíno, admirador del Zorzal Criollo.



Nacido en 1919, a los cincuenta años fundó la peña del Tango “Carlos Gardel” en el bar "Maracaibo" de Bilbao, iniciando así su carrera de cantor y estrechando lazos con admiradores del Zorzal de distintos países.

Las tan buscadas páginas trazan una semblanza de su persona y relatan episodios relacionados con el quehacer tanguero y amistades gardelianas durante los años ’70, por cuanto encontramos nombres y circunstancias que nos resultan familiares.

Como complemento, el artículo aparecido con motivo de su fallecimiento da una cabal idea de la calidad humana de este “criollo vasco” que supo mantener viva nuestra más valiosa expresión poética y musical.



Un cálido reconocimiento a todos los "Gardelitos" que, dispersos por el mundo, realizan la maravillosa tarea de preservar y defender la obra de nuestro Cantor.


Ana Turón
Azul, setiembre 14 de 2015